INSTALACION DE EXTINTORES EN COMUNIDAD DE VECINOS

La dotación de Instalaciones de Protección Contra Incendios mínimas exigibles se establece desde el año 2006 en el Código Técnico de la Edificación (CTE) (Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo y posteriores modificaciones) y en su Documento Básico SI de Seguridad. En el CTE se establecen las exigencias básicas de calidad que deben cumplir los edificios en relación con los requisitos básicos de seguridad y habitabilidad establecidos en la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE). Por su parte, el Documento Básico SI de Seguridad tiene por objeto establecer reglas y procedimientos que permiten cumplir las exigencias básicas de seguridad en caso de incendios, y en general, todas ellas están dirigidas a reducir a límites aceptables el riesgo de que los usuarios de un edificio sufran daños derivados de un incendio, como consecuencia de las características de su proyecto, construcción, uso y mantenimiento.

Dentro del CTE, se detalla que deben existir extintores portátiles en cada planta del edificio, uno de ellos debe estar colocado a 15 metros del origen de evacuación o de la puerta de salida de la vivienda y se deben encontrar al alcance de cualquier persona que se vea afectada en una situación de incendio.

Se debe de tener en cuenta la altura de evacuación: Si es superior a 50 metros, son obligatorios los sistemas de detección y alarma de incendio. Si supera los 80 metros, se necesitará una instalación automática de extinción. Y si en cada planta la altura de evacuación supera los 28 metros, será necesaria la incorporación de un ascensor de emergencia.

Las bocas de incendio sólo deben instalarse en las zonas de riesgo especial alto (trasteros, garajes mal ventilados, contadores de electricidad o gas…) o si la superficie total construida de la Comunidad de Propietarios se encuentra entre los 5.000 y los 10.000 m2, será obligatoria la existencia de al menos una boca de incendio o hidratante exterior.

Una vez instalados se debe señalizar su colocación mediante carteles fluorescente para su localización y señalar las vías de evacuación posibles.

Para su correcto uso los extintores deben llevar un mantenimiento y revisión periódico mediante una empresa especializada. El mantenimiento de las Instalaciones de Protección Contra Incendios está regulado bajo el Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios, obligando a que trimestralmente se realicen las inspecciones obligatorias así como su revisión al menos una vez al año. Las revisiones se hacen para comprobar el estado de las botellas, su peso y aspecto externo, así como la manguera, boquilla, etc. Cada 5 años la empresa debe realizar un re-timbrado o prueba hidráulica.

Convocatoria para ayudas municipales de Valencia Activa Impuls Econòmic 2017

Se ha publicado en la web del Ayuntamiento de Valencia, la convocatoria para ayudas municipales de Valencia Activa Impuls Econòmic 2017, que tiene como objetivo fomentar, impulsar y apoyar la actividad económica; Ayudas destinadas a favorecer la consolidación empresarial en la ciudad de Valencia.

En el archivo adjunto de la convocatoria disponen de toda la información relativa a los requisitos, acciones subvencionables, solicitud y plazos de presentación, etc…

En caso de estar interesados en la solicitud de la citada subvención y tener que tramitarla desde el despacho, el coste de nuestros honorarios será de 150,00€ + IVA.

Los interesados en que les tramitemos dicha solicitud deberán comunicárnoslo en el plazo de esta semana, a fin de poder preparar en tiempo y plazo.  

 

CONVOCATORIA_Ayudas_Impuls_2017

EL SUPREMO RECHAZA QUE LAS EMPRESAS LLEVEN UN REGISTRO DE LA JORNADA LABORAL

El pasado 23 de marzo de 2017, la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, dicto la Sentencia 246/2017 sobre el control y registro de horario, publicada el pasado 05 de abril de los corrientes, y con 3 votos particulares, que por su relevancia, pasamos a explicaos:

El Tribunal ha establecido, que las empresas no están obligadas a llevar un registro de la jornada diaria de toda la plantilla para comprobar el cumplimiento de la jornada laboral y horarios pactados. Sólo deben llevar un registro de horas extraordinarias realizadas, de acuerdo a la interpretación que realizan de lo fijado en el artículo 35.5 del Estatuto de los Trabajadores.

Ahora bien, el Supremo admite que “convendría una reforma legislativa que clarificara la obligación de llevar un registro horario y facilitara al trabajador la prueba de la realización de horas extraordinarias“, pero “esa obligación no existe por ahora y los Tribunales no pueden suplir al legislador imponiendo a la empresa el establecimiento de un complicado sistema de control horario, mediante una condena genérica, que obligará, necesariamente, a negociar con los sindicatos el sistema a implantar, por cuanto, no se trata, simplemente, de registrar la entrada y salida, sino el desarrollo de la jornada efectiva de trabajo con las múltiples variantes que supone la existencia de distintas jornadas, el trabajo fuera del centro de trabajo y, en su caso, la distribución irregular de la jornada a lo largo del año, cuando se pacte”.

El Supremo, también nos recuerda respecto de la prueba de la realización de horas extras, correrá a cargo de la empresa: “no deja indefenso al trabajador a la hora de probar la realización de horas extraordinarias, pues al final de mes la empresa le notificará al trabajador el número de horas extras realizadas o su no realización, lo que le permitirá reclamar frente a esa comunicación y a la hora de probar las horas extraordinarias realizadas tendrá a su favor el artículo 217.6 de la LEC sobre la carga de la prueba, norma que no permite presumir la realización de horas extras cuando no se lleva su registro, pero que juega en contra de quien no lo lleva cuando el trabajador prueba que sí las realizó“.

En cuanto si la obligación o no del registro alcanza a los contratos a tiempo completo o solo a los contratos tiempo parcial o a ambos, el Supremo no lo especifica en esta Sentencia, ahora bien, desde este despacho entendemos que el Registro para los contratos a tiempo parcial debe seguir efectuándose, pues el artículo 12 del Estatuto de los Trabajadores así lo contempla desde su modificación con el Real Decreto Ley 16/2013 de 20 de diciembre; estableciéndose en el citado artículo la obligación: “… a estos efectos, la jornada de los trabajadores a tiempo parcial se registrará día a día y se totalizará mensualmente, entregando al trabajador, junto con el recibo de salarios, del resumen de todas las horas realizadas en cada mes, tanto las ordinarias como las complementarias a que se refiere el apartado 5“.