¿Cómo actuar si envías la declaración de Renta con un error?

modificar-el-borrador-de-la-rentaLas consecuencias difieren si sale a devolver o a ingresar

Si al recibir tu borrador sale a devolver, y lo confirmas sin más es probable que más tarde te des cuenta de que te has precipitado y que la has enviado con algún error o falta de información, ¿Cómo podemos solucionarlo?

Las consecuencias no son las mismas si le perjudica o le favorece el resultado de la declaración, ni si se produce dentro o fuera del plazo de la campaña de la renta.

A ingresar

Cuando el resultado de la corrección del error es a favor de, debe realizar una declaración complementaria.

No tendrá penalización económica alguna si rectifica antes de que termine la campaña de la renta -el último día es el 30 de junio-. Por el contrario, si ha concluido el plazo tendrá un recargo en función del tiempo que haya transcurrido hasta que ha corregido la declaración. Si no ha pasado más de año desde que finalizó la campaña, la multa es del 5%. Si lo supera, del 20%.

A devolver

Si por el contrario es al contribuyente a quién le favorece el resultado, porque ha ingresado de más o le han devuelto de menos, hay que solicitar una rectificación. Pero en este caso se realiza por escrito, de reclamación de ingresos indebidos.

Si el error simplemente se refiere a datos personales, como la dirección, no hay penalización alguna. Basta con realizar una rectificación en el modelo 030 de datos censales.

Paralela

Si no se da cuenta del error, Hacienda le hará una paralela, llamada así porque en el documento vienen dos columnas, en una con los datos que usted aporta; y otra con los que la Aeat considera buenos. Es provisional. Es decir, una propuesta de liquidación para corregir datos. Puede hacer alegaciones. Lo que es seguro es que si Hacienda tiene razón, tendrá una sanción. En ocasiones, esta puede ser cancelada. El porcentaje varía en función de los supuestos y se puede reducir si hay conformidad y pronto pago.

Errores

¿Y cuáles son esos errores que se pueden cometer, ya sea por desconocimiento del contribuyente o de la Agencia Tributaria?

Algunas reducciones que minoran la base imponible -la cantidad total de ingresos por los que tributar- de las que Hacienda no dispone datos como son las cuotas sindicales o colegiales, los gastos en defensa jurídica relacionado con procesos judiciales -máximo de 300 euros-, la pensión compensatoria o alimenticia que pasa a su ex y las cantidades aportadas en los planes de pensiones -hasta un tope de 8.000 euros-.

En el caso de deducciones, igualmente debe incluir cifras que la Aeat no tiene porqué saber. Es el caso del alquiler. El propietario puede desgravarse un 60% de los rendimientos obtenidos. Esta medida busca aflorar el negocio que mueven los arrendamientos.

Es de suponer que si ha tenido un nuevo hijo lo haya inscrito en el Registro Civil y aparezca en su declaración. Si tuviese un mayor a su cargo, también debe comunicarlo. En ambos casos puede beneficiarse de la deducción de 1.200 euros que cada una de ellas conlleva.

Al revisar la declaración de la renta, el sistema le recuerda que confirme con su comunidad autónoma si puede beneficiarse de alguna otra ventaja fiscal. Mírelo, porque haberlas, haylas.

Hacienda suele tener constancia de algunas subvenciones de las que haya disfrutado, pero no de todas. Por ejemplo, si se ha comprado un nuevo coche con el plan PIVE o si ha recibido ayudas para la compra de la casa.

Si realiza operaciones de venta de acciones, debe incluir el precio de compra.

Por cierto, si tienes ingresos superiores a 22.000 euros, de 11.200 en el supuesto de tener más de un pagador o de 1.000 euros si eres autónomo, no cometas el error de no declarar. Estás obligado.

Así que, no te precipites y date un tiempo para revisar todos los datos. Un fallo puede ser decisivo, incluso para tu bolsillo.

Podemos revisar tu borrador para tu tranquilidad.

Fuente: Boletín Supercontable.com